EL AUTISMO Y LA HOMEOPATIA


El autismo puede tener cura con homeopatía.


Artículo de Susana Aikin, homeópata graduada de la School of Homeopathy de Nueva York, donde también ha ejercido como profesional. Actualmente reside y practica homeopatía en Madrid. Email:homeopatia@susanaaikin.com.

“En su brillante libro, ‘Curación Imposible, La Promesa de la Homeopatía’(‘Impossible Cure, The Promise of Homeopathy’, R.L.Ranch Press, California 2003), Amy Lansky, relata como se embarcó en una búsqueda frenética para sanar a su hijo Max que había sido diagnosticado de autismo. En poco tiempo pasó de ser una investigadora de programas tecnológicos para la NASA a ser una madre exclusivamente obsesionada con la búsqueda de cualquier posibilidad de cura para su hijo que a los dos años y medio habia empezado de repente a mostrar los signos clásicos de autismo: aislamiento e incapacidad para comunicarse y conectar con el mundo exterior. A lo largo de su investigación exhaustiva terminó encontrando una medicina olvidada y muy controvertida: la Homeopatía, y cuatro años después, con un niño ya sano y perfectamente adaptado al circulo familiar y al colegio, publicó uno de los testimonios más conmovedores de la literatura homeopática actual. (Pincha aquí para acceder a la web deCuración Imposible)

♦ ¿Qué es el Autismo?
El autismo infantil se describe como un síndrome que forma parte de los trastornos generalizados del desarrollo. El niño autista se caracteriza por una interacción social limitada, problemas con la comunicación verbal y no verbal y con la imaginación, y actividades e intereses limitados, intensos, o poco usuales. Las características del autismo usualmente aparecen durante los primeros tres años de la niñez (usualmente sin notarse antes de los 2 o 3 años de edad) y continúan a través de toda la vida.


♦ El autismo varía mucho en severidad:
Los casos más severos son caracterizados por una completa ausencia del habla de por vida, comportamiento extremadamente repetitivo, inusual, auto dañino y agresivo.

Sin embargo, las formas más leves de autismo (típicamente Síndrome de Asperger o autismo de alto funcionamiento) pueden ser casi imperceptibles y suelen confundirse con timidez, falta de atención y excentricidad.


♦ Las características del niño autista son las siguientes:
1- Anomalías en la capacidad de relacionarse con sus iguales y con los adultos y anomalías en la percepción y expresión de los sentimientos.


2- Retraso y alteraciones en la adquisición y el uso del habla y el lenguaje. Tienden a usar lenguaje no comunicativo y con alteraciones peculiares, como la ecolalia y la propensión a invertir los pronombres personales.


3- Insistencia obsesiva en mantener el ambiente sin cambios. Los niños autistas repiten una y otra vez una gama limitada de actividades ritualizadas, con juegos repetitivos y estereotipados.


4- Aparición, en muchos casos, de “habilidades especiales“, especialmente de memoria mecánica, dándose lugar al fenómeno ‘savant’ o genio especializado en aéreas muy específicas de información.


5- Intolerancia extrema a situaciones de estrés: tanto emocionales como ambientales. También a veces intolerancia severa a ciertos alimentos.


6- A menudo aspecto físico normal y fisonomía inteligente además de buen ‘potencial cognitivo’.


♦ Las causas del autismo se desconocen, pero muchos investigadores creen que es el resultado de algún factor ambiental que interactúa con una susceptibilidad genética. Hay un movimiento creciente de investigadores y padres de niños autistas que relacionan el autismo con reacción a las vacunas infantiles, puesto que muchas de ellas contienen un perseverante de mercurio (thymerosol) extremadamente tóxico.


♦ En la medicina convencional no existe la cura para el autismo. La utilización de terapias e intervenciones conductuales diseñadas para remediar síntomas específicos pueden producir mejorías sustantivas sobre todo en el caso de los ‘autistas de alto funcionamiento’. Existe asimismo medicación psiquiátrica que aunque no cura el autismo, ayuda a veces a controlar ciertos síntomas y momentos de crisis, aunque a menudo con un alto índice de efectos secundarios.


♦ La medicina Homeopática, sin embargo, al ser una medicina que trata de forma individual la constitución profunda del paciente y que tiene en cuentas los síntomas especiales de cada persona,cuenta con un numero de remedios que pueden abordar situaciones como el autismo. Algunosremedios que se emplean para casos de autismo son las siguientes:

MERCURIUS SOLUBILIS (que en la modalidad homeopática está tan altamente diluido que no presenta ninguna toxicidad) es un remedio para niños que tienen las dificultades características de comunicación, son introvertidos, no les gustan los cambios, y perciben a los demás como enemigos, siendo capaces de desplegar conductas de gran agresividad.

LYSSINUM para niños que exhiben sensibilidad extrema a la luz, superficies brillantes, y tienen miedo patológico a los perros y al agua (hydrophobia). Niños muy difíciles de manejar que pueden exhibirconductas sociales destructivas, pegando y mordiendo a otros niños, insultando a adultos.

HELLEBORUS para niños aparentemente desconectados que miran al vacio y viven en su propia burbuja, pero que presentan sensibilidad extrema al dolor, a los ruidos e influencias ambientales.Junto a la conducta de retraimiento y la incapacidad para prestar atención sufren de una gran angustia interior.

CHOCOLATE para niños que tienen tendencia a actuar como animales, niños con una necesidad afectiva excesiva, que actúan como si estuvieran intoxicados, pueden tener reacciones severas a ciertos alimentos y conservantes alimenticios.

SILICEA para niños que han tenido respuestas negativas a vacunaciones, niños delicados pero obstinados, que presentan dificultades académicas con el lenguaje (leer y escribir) y sin embargo, pueden tener habilidades excepcionales con las matemáticas y memoria fotográfica para los temas que les obsesionan.

STRAMONIUM es un remedio para niños que tienen un miedo extremo a la oscuridad y sufren constantemente de pesadillas terribles. Son retraídos, violentos y les cuesta mucho mirar a los ojos.Sus ataques de rabia pueden ser extremos llegando a gritar, pegar patadas y a morder. Los episodios de miedo les pueden llevar a tener convulsiones.

Finalmente, es importante recordar que la automedicación nunca es aconsejable y que siempre debe acudirse a un homeópata profesional. Los remedios homeopáticos, como cualquier medicamento, deben siempre ser utilizadas con discreción.”

Leer el cap. 20 del libro ‘Curación Imposible, La Promesa de la Homeopatía’, en español (es una traducción de google con algunos fallos, pero no deja de ser una historia impactante).

Por otra parte los Drs. Banerji, reputados homeópatas de la India, indicaban, en una serie de conferencias en 2008 que tuvieron lugar en Valladolid, Barcelona y Santa Cruz de Tenerife, como parte de sus Protocolos Banerji, las siguientes líneas de actuación para tratar el autismo en niños:


- Carcinosinum 30 ch, una vez al día + Brahmi T.M. 5 gotas, 2 veces al día

Otra posibilidad:

- Aethusa Cynapium 200 ch 2 veces por semana + Calcarea phosphorica 3 x, 2 medidas 2 veces al día.

Si presenta hiperactividad: añadir Stramonium 6 Ch dos veces al día, aumentándose el número de tomas de Stramonium a 3 o4 si hay irritabilidad.

Tal y cómo indica la homeópata Susana Aikin, lo más acertado es acudir a un profesional de la homeopatía que será quien podrá prescribir los remedios adecuados para este trastorno.